7 de julio de 2007

Construir no es destruir!!!

Construi no es destruir!!!!
El patrimonio arquitectónico de Buenos Aires está en peligro de extinción. No hay una politica de proteccion que impida la demolición de antiguas construcciones que hacen a la identidad cultural de la Ciudad y despiertan tanto interes en visitantes de todo el mundo.
Ayer, viernes 06 de julio, los vecinos de Recoleta se reunieron para impedir que se continue con la demolicion de un edificio de 1890 ubicado en Callao 924.
La demolición habia comenzado intepestivamente durante la madrugada del viernes, con 40 obreros que se apuraron a demoler en condiciones muy precarias a riesgo de sufrir accidentes.
La Diputada del ARI, Teresa Anchorena estuvo presente en la manifestación explicó la situación legal del inmueble cuya demolición finalmente se suspendió ayer por la tarde:
“No es fácil impedir la demolición, porque existe un permiso de destrucción total otorgado por el Ministerio de Planeamiento Urbano”. Por otro lado esta casa de estilo francés ha sido considerada por el Ministerio de Cultura como “inmueble representativo de la ciudad”.
Por eso Junto a los vecinos de recoleta solicitaron ante la justicia una Medida cautelar de no innovar que finalmente fue concedida.
Esta medida suspende la ejecución, hasta tanto el juez se expida sobre lo que considera mas importante: El permiso de destrucción total del Ministerio de Planeamiento Urbano o el hecho de que sea considerada como “inmueble representativo de la ciudad” por el Ministerio de Cultura. Actualmente la ley solo protege a los inmuebles que han sido declarados por la Legislatura como “Monumento histórico”. Pero al ser un inmueble “representativo de la ciudad” se puede parar la demolición, amparados en la ley 1227 de Patrimonio Cultural, considerándolo como “bien cultural”.
El bloque Coalición Cívica del ARI, presentó un proyecto de ley el año pasado por el cuál todos los inmuebles anteriores a 1942 deben tener un acuerdo del Ministerio de Cultura antes de ser demolidos, pero esta ley aun no fue tratada por el Congreso para su sanción.
También estuvo presente Fabio Grementieri, integrante de la plataforma cultural del Pro, y dijó que “en la ciudad solo hay 1000 edificios protegidos. Es muy poco, teniendo en cuenta que Buenos Aires es considerada “Capital cultural de Latinoamérica”. Criticó la politica del Ministerio de Culturia que “hace pomposas campañas y congresos pero protección efectiva hay muy poca”. Planteó la necesidad de hacer un inventario de todos los edificios de la ciudad y ponerles protección. Explicó que actualmente hay un grado 1, 2 y 3 de protección pero no se sabe que hacer con cada edificio.
La plataforma cultural del PRO publicó un libro con todas las áreas inclusive las de patrimonio arquitectónico, donde se muestra que no es eficiente la actual política de preservación de la ciudad y hay una propuesta para modificarla…y terminó diciendo “esperemos que el pro cumpla con esas propuestas”… (¿?)
Eso esperamos todos!!!
El Fantasma de Recoleta también estuvo merodeando por la zona para denunciar este tema, ya que los medios de comunicación grandes no lo hacen. “No solo está en peligro el patrimonio arquitectónico, también están demoliendo la calidad de vida del barrio”.
Mientras… los vecinos continuaron manifestando por alta vos: “no estamos en contra de la construcción sino de la destrucción.”

2 comentarios:

Julia V. dijo...

soy de recoleta y tu nota me parecio sin desperdicio. basta de edificios qeu no aporten a la ciudad. basta de meros negocios inmobiliarios y sumemos en el patrimonio de la ciudad ya que resulta inevitable esta masacre…donde ahora es el cabanna habia un palacio frances y la gente protesto por su destruccion. se entiende?

amaliovilla dijo...

Vi la nota por TV, de casualidad, y me sorprendió, pensé que en Buenos Aires era tema resuelto. Aquí en Tucumán tenemos un grave problema al respecto, pues se plantea PROGRESO vs. CONSERVACIÓN, como si fuera una antinomia, cuando en relidad el progreso debe contemplar la conservación de cualquier bien patrimonial.

Es un tema bastante fuerte, porque implica intereses económicos muy importantes de un lado y por el otro se trata de la preservar la identidad de una comunidad, y a veces es tan subjetivo…

La única solución es “apropiarse” del patrimonio, conocerlo, catalogarlo, para poder disfrutarlo y protegerlo a lo largo de las generaciones.

Me alegro que se toquen temas como estos para ir generando conciencia. Un abrazo.